AMISTAD(artículo)

Empecemos referenciando  dos verdades que se nos ha transmitido sin pretender establecer autoayudas de redención, me refiero a las que nos enseñaron que  “el tiempo pone las cosas en su sitio” y a la  que “la prisa es mal enemiga”. Con esta premisa  planteamos la amistad. Todos tenemos amigos, colegas, socios, peñas tocayos, asociaciones, vecinos, conocidos, los que saludamos y los que no miramos o sabemos no ver. A demás  están los de arriba, los iguales anónimos que nos prestamos a presentarnos, los que nos tienen vigilados y  los desconocidos que nunca sabremos conocer porque ni los sentimos.

Todos son necesarios e importantes para la vida de uno, ya que  dependemos de  que ninguno que pertenezca a cualquiera de estos grupos o este sin encuadrar,  se  vuelva “sui generis” y te arre una serie de mamporrazos que te espabile para el resto de lo que queda. No importa que el porrazo sea natural,   a lo zorro, de género o de cualquier cosa espabilada, tú lo recibes y te lo llevas y punto, cosa que por lo  común sucede y nos pasa ya casi de forma natural. Ojo al hecho.

Dicho esto y centrándome en  la amistad, chillo,  que a la amistad hay que echar tiempo, inteligencia, esfuerzo, comprensión,  tolerancia,  exigencia, fidelidad y dinero entre otras cosas pero sobre todo honradez, mucha honradez sin ningún tipo de disfraz.  La amistad es pública, no se pública. Y  necesariamente “necesita” su  tiempo. Ni más, ni menos. El hecho de que pasen tantas cosas a la vez a nuestro alrededor, solo nos la lía,  y si además buscamos racionalmente las causas para analizar los hechos, al final el resultado será  más friki.

La amistad, TENGAMOSLO CLARO,  no es amor, pero su quid, o por lo que entiendo se confunde,  no es otro que el de comprender  que la comprensión  que implica  el amor es la  base en la  que sin prisas nace y se desarrolle la amistad. De ahí que mucha amistad acabe primero casada y luego cansada. La amistad tiene su  parte de arte

La amistad no tiene  nada que ver con los quereres ni con aficiones o  tendencias,  ni con la utilidad.  Lo centro en la confianza y en la compresión de donde se necesita estar, De eso se trata, compartir proyectos reforzar energías, capacitarse y lograr objetivos como el  vivir en paz. La amistad  hay que cuidarla y cultivarla con esmero en un continuo esfuerzo con el  máximo orgullo personal y ribetes o  trazas  creativas.

La mar, nuestro mar Cantábrico calma la ansiedad y favorece la pericia o  habilidades en el trajín de las artes marineras, la mar  genera una fiel y  cómplice amistad,  basada en el respeto, admiración, necesidad, compromiso y seguridad del bien hacer y dominio de lo que entre hombres  nos traemos entre manos como es la vida misma… Vale la pena convivir estas experiencias, aprender y mostrarnos a esta gente que vive para y de la  mar entre estas boscosas verdes montañas. Tú amistad puede nacer en un  “puerto de encuentros”  de los de nosotros…como es Marina de Santander.

Acerca de PUERTO DEPORTIVO MARINA DE SANTANDER

Puerto Deportivo ubicado en la bahía de Santander.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.