Comunidad de titulares

En Maliaño a 18 de Mayo de 2016

Estimado Titular,

La información publicada recientemente respecto al Puerto Deportivo Marina de Santander ha resultado confusa, ambigua y no responde a toda la verdad tan necesaria para poner las cosas en su sitio.

La reclamación que hoy se está haciendo por parte de la APS, a través de hacienda, no responde a una deuda única de la sociedad concesionaria como empresa, si no a una parte del total de unas tasas de la APS que afectan a propietarios de embarcaciones y a todos los titulares del puerto de bienes o derechos de uso o actividad sin excepción. Corresponde por tanto esta deuda a la parte que ha resultado impagada de las tasas de embarcaciones y señalización en los años 2004/09 y las de ocupación y actividad del 2006/12.

Que la tasa anual de embarcación y señalización corresponde a cada propietario del barco no cabe duda alguna, la tasa grava el bien (en este caso la embarcación) y es responsable del origen de la factura y del pago finalmente el propietario del barco no el concesionario, que es únicamente un instrumento de la administración mal interpuesto en este caso. Por eso desde 2010 estas tasas las gira la APS directamente a cada propietario. Pero antes, hasta el 2009 la tasa la emitió la APS a nombre del concesionario con una lista de embarcaciones y sus  propietarios a los que se les asignaba la cantidad que correspondía pagar a cada uno, muchos las pagamos entonces pero otros con forzadas y graciosas disculpas que me constan, se permitieron devolverlas al concesionario a pesar de la rebaja del 20% que su intermediación nos ahorraba a todos, nosotros hemos perdido ese 20% y a Marina le  han dejado a su espalda un peso en esa “mochila “ que hoy es noticia.

Respecto a las de ocupación y actividad, dos puntualizaciones;

Primera, en lo que a nosotros respecta, la APS grava la lámina de agua en la que se sitúan todos los amarres (214.000m2) y todos los viales, aceras y aparcamientos por los que transitamos para acceder a nuestros amarres y aparcamos nuestros coches (81.000m2). A partir de 2004, este canon fijo hasta 2003 de3.500€  pasó a 900.000€ al día siguiente. Nos resulta muy extraño que nadie de la administración competente se pregunte cómo puede ser esto y se inhiba de las consecuencias que ello podía traer causa. Para vuestra información apunto que paralelamente la tasa también grava las áreas de tierra, por lo que con ella compartimos en la proporción que corresponde la tasa de las zonas comunes.

 Segunda, nuestros contratos de adquisición de los títulos de uso permanente y exclusivo de los amarres así como el Reglamento de Servicios y uso de este puerto hoy vigente, recogen y obligan a participar en todos los gastos y tasas vinculados a los títulos en proporción establecida o como es el caso por la superficie total que estos ocupan. A más, el acuerdo suscrito en su día con la Asociación denominada Comunidad de Propietarios fija en sus cláusulas que la Asociación y Concesionaria prorratearan el canon (hoy tasas) correspondiente a la lámina  de agua en proporción del número de amarres que sea titular cada uno en cada momento. Hay que admitir que para acceder a los amarres en la lámina de agua hay que pasar y ocupar y aparcar en  viales, aceras y demás zonas comunes. Nuestra deuda por estas tasas con la concesionaria está perfectamente contabilizada y supone la mayor parte de la cuantía embargada.

Creo que llega el momento de afirmar o aclarar que nadie puede no cumplir con las obligaciones vinculadas sistemáticamente a los derechos que emanan de la concesión, no se trata de elegir. Si eres titular, tienes derechos que se vinculan con obligaciones, que además de ser los únicos, en nuestra opinión están bastante bien establecidos y lo están desde 1985 por resolución de la Dirección General de Puertos y Costas de forma pública, legal y constatable. Destaco que en esa fecha no existía Marina de Santander luego nada pudo intervenir en esto de reglamentar nuestras obligaciones. Y ni que decir tiene que por muchos acuerdos asamblearios que puedan tomarse por cualquier asociación o club en detrimento de estos derechos y obligaciones no son vinculantes con los títulos de derechos de uso permanente de amarre de esta concesión.

Es preciso hacer constar que hasta 2003 Marina de Santander asumió voluntariamente el total  del canon de 3.500€ anuales con que se gravaba esta concesión. Nos han explicado siempre que el reparto de este importe entre los titulares suponía la repercusión  entre 0,64€ anuales para amarres de 6 metros hasta 8 € para los grandes, cantidades estas que hacia irrelevante las  cuantías a recaudar para el trabajo que ello representaba. No quiere decir ello que no nos correspondiera su pago entonces.

Respecto a las actuales tasas, manifestamos rotundamente nuestra disconformidad con las mismas por cuanto para nosotros no respetan  los términos y condiciones de la concesión que el Estado español ha convenido con empresarios y  usuarios de Cantabria. En las condiciones de la concesión consta “que estas obras no son dominio público hasta que vencido el plazo concesional  reviertan al estado”, es una condición clara y precisa y es una obligación de todos los ciudadanos que incluye a los representantes de cualquier administración, por lo que respetar estos términos y condiciones no puede ser un problema para una administración local. Que el Puerto Deportivo sea ya un patrimonio de Cantabria y de público uso para quien quiera y pueda permitírselo cumpliendo con sus obligaciones  no da pie a una administración a incumplir sin consecuencias un contrato del Estado con los ciudadanos como es el caso.

Durante los últimos 22 años, la Concesionaria con nuestro acuerdo alcanzado por unanimidad, mantiene corresponsabilidad reglada con nosotros sobre estos temas y es por lo que desde el 2006 se decidió en las repetidas juntas, recurrir estas tasas en base a la conclusión y dictámenes de los análisis y estudios que profesionales expertos en esta materia han llevado a efecto demostrando la improcedencia de su actual aplicación tanto por su cuantía, como por su fundamento, por lo que  hoy nos encontramos  a la espera de sentencia firme sobre el asunto. Lo que también cuestiona desde otra perspectiva la mayor parte del importe de la deuda causa del embargo

A nuestro nivel ponemos también en duda la validez legal de estas tasas en la forma que se  viene haciendo en la actualidad como confiamos se demostrara en breve, pero digo que si al final se imponen, supondría en nuestra opinión, un fraude de ley para todos los que hemos comprado los derechos referidos. El hecho de que la factura se emita a nombre del concesionario no supone patente de corso para ningún titular. Y si las cosas están claras en este sentido no seremos nosotros los titulares la causa de caducidad de la concesión o de ruina de ningún concesionario por este motivo.

Cabe exponer que Marina de Santander  ha ejecutado una obra y gestión ejemplar, resolviendo el lio y ruina en que abocaron estas instalaciones allá en 1983 cuando había ejecutado una mínima parte del proyecto. Por lo tanto es de ley reconocer que Marina ha hecho una gestión y labor de promoción del puerto que lo sitúa entre los mejores y mayor concurrencia de España y  a su vez ha sabido transmitir puntualmente desde 1993 (fecha en que se terminaron estas obras) todas las incidencias  y escrupulosamente desde 2004 cuando se implantaron estas tasas junto a  las de embarcación y señalización. Estamos puntualmente informados y hemos actuado conforme nuestros estatutos y derechos.

A lo expuesto, hemos de añadir, que el 100% de la inversión que ha supuesto este puerto ha sido a cargo únicamente de la actual concesionaria. Con lo que este Puerto no le ha costado ni un euro ni a ninguna administración estatal o local por ayudas, subvenciones o participación. En  consecuencia a los ciudadanos de a pie no nos ha costado nada esta Marina, la adquisición de los amarres a nivel particular ha sido un acto voluntario. Marina de Santander respeta los derechos de los titulares y desde esta Comunidad se atienden los intereses de todos los comunitarios.

Puestas así las cosas, solo queda por decir que  mañana hay trabajo, deben abordarlo y ponerse a ello los que tengan más capacidad y mejor aptitud, no vale cualquiera. Se debe alcanzar a la mayor brevedad un acuerdo con la administración que emite estas tasas en el que se respeten los términos de la concesión con los que se ha hecho realidad este gran puerto y han dado cabida a los  titulares aludidos y múltiples empresas del sector  que han respondido creando uno a uno más de 200 empleos en la actualidad.

Nosotros  respetamos la actual concesión  y concesionario y exigimos se nos respete igualmente en los términos contractuales.

Con toda mi consideración, atentamente.


Fdo.: Joaquín Rodríguez Gómez

Acerca de PUERTO DEPORTIVO MARINA DE SANTANDER

Puerto Deportivo ubicado en la bahía de Santander.
Esta entrada fue publicada en Cdad Titulares. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.